Caballeros del Traverso

Amar a Mano Artesanía, las manos que transforman el cuero en arte

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha tenido la necesidad de cubrir su cuerpo  para resguardarse del frío y en mayor o menor parte, para taparse y  preservar así su intimidad. La caza de animales proveía a los hombres de alimento, utilizando a su vez las pieles de estos para cubrirse y resguardarse de las inclemencias del tiempo.

Cuando el hombre es capaz de transformar esas pieles en algo más que en un producto de primera necesidad, cuando es capaz de ver más allá de una simple lámina de cuero e intenta modelar con sus manos un objeto que sigue sus cánones de belleza y en donde pone parte de su alma, es ahí cuando empezamos a hablar de artesanía, de artesanos o de artistas artesanos.

Detrás de Amar a Mano Artesanía se encuentra Inés González Gómez, una mujer que trabaja con las manos y con el corazón, en donde cada pieza que sale de su pequeño taller lleva consigo una parte de sí misma. Inés es artista por haber cultivado su sensibilidad, si no fuera así, nos encontraríamos ante una persona mecánica, sin emoción, en donde la condición humana no existiría.

Una obra si es bonita, es porque la sensibilidad que conlleva proporciona momentos emotivos. Una artista como Inés no se hace sola, se empapa de lo que ve, de lo que oye, de lo que siente, de lo que le aportan los demás… Es una forma de apreciar el mundo que nos rodea de una manera diferente al resto de los mortales. Ella tiene la facultad especial de no rendirse nunca y aprende fácilmente de sus errores, mejorando día a día su técnica y haciendo de sus obras piezas únicas de un valor incalculable, porque, ¿quién se atreve a poner precio a unas manos que modelan y trabajan guiadas por un corazón ilusionado por cada encargo que recibe?

Según Salman Rushdie, “Lo que distingue a una artista de un mediocre es, primero su sensibilidad, segundo su imaginación y tercero su aplicación”. Inés ve arte en cualquier sitio y es que la sensibilidad de una mente como la suya hace que la observación del contexto sea mucho más detallada y sea vista con otros ojos que no se corresponden con la mirada de lo rutinario. Hay una máxima que cuelga de su pequeño taller y que nos dice mucho sobre ella “Nunca llegaré a la perfección porque nunca dejaré de aprender”,

Amar a Mano Artesanía intenta romper uno de los límites que impone la Naturaleza, la fuga del tiempo, que corre inexorablemente a nuestro lado y que éste se detiene cada vez que nuestra amiga recibe un trabajo por encargo de alguien. De sus pacientes manos han salido bolsos, carteras, ropa, pendientes, colgantes, maletines, mochilas, fundas para instrumentos, siempre utilizando pieles y cueros respetuosos con el medio ambiente siguiendo las normas europeas exigidas para reducir el impacto medioambiental  de las pieles al final de su vida útil.

Inés es una mujer polifacética y tiene en su haber multitud de experiencias diferentes y tan dispares como dependienta y asesora en un Herbolario /Botica Ecológica de Madrid, ha vendido Artesanía por cuenta propia en diferentes espacios y festivales de España y del extranjero, ha vendido objetos de segunda mano en un mercadillo de antigüedades de Nerja, Málaga, es Artista circense de calle, imparte talleres de malabares, de elaboración artesanal de jabones, animadora infantil que ha viajado por diversas localidades del estado e incluso trabaja en las campañas de recolección de fruta en España y en el extranjero. Vamos, que sus manos e imaginación no conocen límite, ni artístico ni geográfico.

Inés lleva trabajando el cuero de forma autodidacta desde los 18 años, siempre le ha gustado el trabajo manual, ha probado con diferentes materiales (arcilla, alpaca, lana, madera) pero el que más le gusta es sin duda  el cuero, que le permite desarrollar toda su creatividad porque es  un material de origen natural muy agradecido y con muchas posibilidades, dependiendo de la técnica con la que se trabaje y de lo que se pretenda conseguir.

Según sus propias palabras, “me atrevo con todo y me gustan los retos”: realizo bisutería en cuero, marroquinería, complementos para animales, zapatos y sandalias, faldas, objetos decorativos e incluso fundas para instrumentos musicales. Amo mi trabajo, y eso me hace diferente…